Aprender idiomas a través de la lectura

Ya estamos en abril, en primavera, pero este año es un poco diferente. Todos seguimos en casa esperando a que la actual situación con el coronavirus termine cuanto antes y, con suerte, podamos retomar nuestras vidas donde las dejamos. Durante estas semanas son muchos los que aprovechan el tiempo para hacer actividades nuevas o diferentes, desde pintar a cocinar, bailar, dibujar, hacer yoga, manualidades, escribir o leer. Y de eso trata este post, de leer. No hay mejor ocasión para tratar este tema que el 23 de abril, Día Internacional del Libro. 


Leer es una excelente manera de pasar el tiempo, pero también de dejar volar la imaginación y por supuesto de aprender. Como profesora de español siempre animo a mis alumnos a que lo hagan. Sin embargo, a veces encuentro que los estudiantes no saben como usar la lectura de forma eficiente para aprender un idioma y sienten que es demasiado complicado. Es por eso que me gustaría compartir algunos consejos:

  1. Elige un libro adecuado. Hoy en día existen muchos libros específicos para estudiantes de español de diferentes niveles, los cuales son perfectos para adentrarse en la lectura desde el principio. Por otro lado, podemos encontrar libros paralelos con los textos en dos idiomas, de modo que el lector puede hacer uso de ambos cuando lo necesite. Una vez se tenga cierto nivel, se puede optar por un libro que se haya leído previamente en su propio idioma o que al menos conozca la historia, así será mucho más fácil seguirla sin dejar de disfrutar.
  1. No busques cada palabra que no entiendas. Muchas veces los estudiantes no avanzan porque buscan el significado de todo aquello que no comprenden y después de dos o tres páginas tiran la toalla. En el caso de usar un libro electrónico, esta tarea es mucho más fácil, pero de igual modo, al detenerse uno tan a menudo, se pierde el hilo de la lectura. Es normal encontrar expresiones o términos desconocidos, pero si eso ocurre con más del 20% de una página, quizás no es el libro ideal para tu nivel. Lo mejor es buscar solamente las palabras que te impidan comprender una frase por completo o que se repitan constantemente, pero hay muchas otras que se pueden deducir por el contexto. Si aún así tienes mucha curiosidad y necesitas saber todas las palabras nuevas, subráyalas y búscalas al final de tu rato de lectura.
  1. Haz una lista con vocabulario útil. A medida que avanzamos con nuestro libro, una buena idea es hacer una lista de palabras clave, de ese modo aprenderemos más vocabulario. También podemos seleccionar frases que nos gusten o con las que nos identifiquemos y extraerlas del libro con una foto o copiándolas en algún lugar especial. 
  1. Haz una valoración. Una vez terminemos el libro podemos hacer una pequeña reflexión escribiendo nuestra opinión o una reseña. Podemos hacerlo en un cuaderno, añadiendo una hoja al final de nuestro libro, compartiéndolo por internet o completando algo similar a esta sencilla infografía. Aunque esté pensada para estudiantes de español, en realidad, cualquiera podría usarla, ¿qué me dices? ¿te animas a completarla? 

Espero que tanto a estudiantes como a profesores os sean de ayuda estas sencillas recomendaciones. Solo me queda mandaros fuerza, animaros a que sigáis disfrutando de estos días en casa, y claro , si es leyendo mucho mejor 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *