Mi experiencia como auxiliar de conversación

Hace poco tiempo se publicó la convocatoria para ser auxiliar de conversación en el extranjero durante el curso 2021-2022 y probablemente habrá muchas personas que se hayan presentado y estarán dando vueltas a este tema. Por eso, creo que este es un buen momento para compartir mi experiencia y quizá aportar un poco de luz.

He trabajado como auxiliar de conversación durante dos años en Reino Unido y sin lugar a duda, ha sido una gran experiencia en la que he aprendido muchísimo. Por suerte, tengo un montón de anécdotas divertidas, pero voy a centrarme en cosas que puedan ayudar a otros auxiliares, como las tareas a desempeñar, las pequeñas dificultades encontradas y aquellos consejos que a mí me hubiera gustado escuchar por aquel entonces. 

Tareas del auxiliar de conversación

La tarea principal de un auxiliar de conversación es asistir, ayudar y colaborar para que el nivel de español de los estudiantes de la escuela mejore, principalmente a través de la expresión oral. 

Un auxiliar no debería dar una clase entera a un grupo de manera independiente, sino que tendría que estar junto con el profesor o en otro espacio con un número reducido de estudiantes para actividades puntuales. En los dos institutos en los que he trabajado, yo hacía ambas cosas, aunque la mayor parte del tiempo la dedicaba a pequeños grupos o incluso estudiantes de forma individual para practicar la expresión oral. En el caso de los estudiantes más jóvenes, hacíamos juegos y actividades rápidas de todo tipo para complementar lo trabajado con el profesor. Sin embargo, con los estudiantes mayores nos centrábamos en preparar las pruebas orales de los exámenes finales. 

¿Significa esto que no se puede hacer otro tipo de actividades más allá de la expresión oral? No, en realidad se pueden hacer muchas actividades relacionadas con otras destrezas, siempre y cuando esto sea de mutuo acuerdo con el profesor. Por ejemplo, una de las tareas que yo hacía de vez en cuando era corregir o ayudar a mejorar redacciones a los estudiantes. Esto no era parte de mi trabajo en un principio, pero con el tiempo vi que era una buena manera de ayudar a los profesores y de conocer mejor a los alumnos, ya que en las redacciones solían hablar mucho de sus experiencias y preferencias. 

En uno de los institutos tenía una pequeña sala donde recibía a los alumnos en grupos reducidos o de forma individual, sin embargo en el otro, no tenía un espacio propio y siempre tenía que ir de un lado para otro. El hecho de tener mi espacio me facilitaba mucho el trabajo en cuanto a organización e incluso de cara a los estudiantes, creo que se tomaban las sesiones más en serio porque venían a »mi terreno».

Pequeñas dificultades

Es cierto que mi experiencia en general fue muy buena y no encontré grandes problemas. Pero, como en todo trabajo, siempre hay algún disgusto de vez en cuando o algo que no marcha como debería.

En primer lugar, algo que me sorprendió de uno de los institutos fue la actitud de algún profesor conmigo. Nunca hubo problemas serios, ni malas palabras, pero es verdad que el hecho de ser nativa hacía sentir incómodo a algún docente que quizá no tenía un gran nivel de español. Yo nunca he juzgado el papel de ningún profesor y respetaba mucho la función de cada uno, por eso, no he dado mucha importancia a esta situación y he seguido haciendo mi trabajo lo mejor posible.

Por otro lado, quizás la falta de información a veces ha hecho que tuviera que improvisar o me viera un poco desbordada. Pero siempre hay que tener en cuenta que cuando trabajas con un departamento grande o con muchos grupos diferentes, es normal que haya cambios en el último momento y no hay que culpar a nadie, sino dar lo mejor de uno mismo e intentar ayudar todo lo que se pueda. Recomendaría a futuros auxiliares que indaguen y busquen información para hacer su día a día más fácil.

Y por último, mentiría si dijese que el comportamiento de los alumnos ha sido siempre excelente. Obviamente, al trabajar en institutos de secundaria con más de 1000 alumnos cada uno, es inevitable encontrar alguno/a que no quiere participar, que tiene mal día o que nos lo pone un poco más difícil. Al fin y al cabo todos hemos sido adolescentes y me gusta ponerme en la piel de cada estudiante e intentar entenderlos. Aunque también confieso que en ciertas ocasiones he tenido que coger mucho aire antes de hablar e incluso morderme la lengua. Ahora recuerdo todos esos momentos (o casi todos) con una sonrisa.

Algunos consejos

La información es la clave. Los primeros días, observa, analiza y aprende. Entiende como funciona el centro, los departamentos, los profesores, las aulas y por supuesto, el plan curricular y el propio sistema educativo. En mi caso, comprender los objetivos de cada curso y conocer a la perfección el tipo de pruebas de los exámenes oficiales (GCSE y A level) me hizo el camino mucho más fácil. 

Hacer un seguimiento de lo que vamos haciendo también es una buena idea. Yo tenía un pequeño diario donde apuntaba lo que hacía con cada grupo, preguntas que surgían por parte de los alumnos e ideas que se me ocurrían durante las sesiones. Cuando tienes tantos grupos e incluso pequeños sub-grupos dentro de cada grupo, es imposible recordar todo. 

Y en cuanto a la preparación, es cierto que un auxiliar de conversación no tiene que planificar tanto como un profesor. De hecho, hay muchas sesiones en las que no es necesaria la preparación previa. Sin embargo, yo recomendaría tener una buena carpeta con actividades y materiales de apoyo. Mis imprescindibles:

  • Fotos de muchos temas para generar conversación (rutina, tiempo libre, descripciones físicas, lugares, situaciones diversas…)
  • Dados o story cubes.
  • Tarjetas con verbos o vocabulario.
  • Exámenes orales de otros años.
  • Algún juego/tablero.
  • Mini pizarras o tarjetas para escribir respuestas.
  • Cuaderno de notas.

¿Qué otras cosas llevas en tu bolso o mochila de auxiliar de conversación? ¿te apetece saber más sobre mi experiencia? escríbeme para cualquier duda 🙂 Y si eres un futuro auxiliar de conversación, disfruta la experiencia, seguro que será muy gratificante.

5 IDEAS para las clases de español de enero

Ya han terminado las fiestas y podemos decir que volvemos a la »normalidad». Eso sí, obviando todos los acontecimientos del inicio del 2021 como las fuertes nevadas en muchos puntos de España, el asalto al Capitolio, los confinamientos, el lío con las vacunas del coronavirus. En fin, que este año empieza fuerte. Pero centrándonos en la vuelta a las clases, y más concretamente a las clases de español, ya sea de forma presencial u online, me gustaría proponer algunas ideas de actividades perfectas para el mes de enero.

Propósitos de año nuevo

Es un clásico, pero no está de más recordarlo. Esta es la época perfecta para hablar de los planes y objetivos de los alumnos para el resto del año. Podemos trabajar esto a través de una ficha y usar expresiones de futuro, deseos o incluso, para los niveles más avanzados, emplear el subjuntivo.

Dejo aquí una propuesta descargable que ya compartí en el calendario de adviento, pero que parece que gustó mucho a otros profes.

El día más triste del año

¿Sabías que el tercer lunes de enero es el día más triste del año? También conocido como »Blue Monday», parece ser que es este día cuando nos damos cuenta de que no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo, pasamos por dificultades económicas debido a los excesos navideños, estamos inmersos de nuevo en la rutina, el clima no acompaña y además es lunes. Aquí puedes aprender un poco más: https://www.bbc.com/mundo/noticias-42696795

Yo he trabajado varias veces este tema con mis alumnos y funciona muy bien. Primero hablamos de las razones por las que se dice que es un día triste y después proponemos ideas para que sea todo lo contrario: un día para pasarlo en grande. Propongo que en pequeños equipos planeen un gran día y después lo pongan en común para votar por la mejor propuesta.

¡Qué frío!

En estas fechas, el clima en muchas partes del mundo es muy frío. Solo hay que poner la tele y ver las imágenes de Madrid con esa gran capa de nieve que la cubre estos días.

Para trabajar este tema, podemos hacer una tormenta de ideas con nuestros estudiantes de planes ideales para el frío: esquiar, patinar sobre hielo, ver una peli frente a la chimenea, hacer chocolate caliente… ¿cuál es vuestro plan favorito?

Predicciones para el 2021

Si algo nos ha enseñado 2020 es que por mucho que planeemos, siempre puede haber acontecimientos inesperados y cambiar todo en cuestión de días. Desde luego, pocas personas se imaginaban que el año sería así, y ahora es difícil predecir qué pasará en el año que acabamos de comenzar. Pero ¿por qué no intentarlo?.

Os propongo que los estudiantes hagan predicciones a modo de titular de periódico de todo tipo de temas: sociedad, deportes, ciencia, economía, política… Después pondremos todo en común y votaremos por las más realistas. Guardaremos o colgaremos en la clase las más votadas para comprobar si realmente suceden o no.

Las rebajas

Después de los gastos de Navidad, nuestros bolsillos se resienten y es por eso que en muchos comercios hay rebajas. Planteemos un pequeño debate a nuestros alumnos para hablar de cuestiones como las siguientes:

  • ¿Hay demasiado consumismo hoy en día?
  • ¿Por qué no hay rebajas en Navidad en vez de enero?
  • ¿Gastamos demasiado dinero en cosas innecesarias?
  • ¿Las rebajas ayudan o perjudican a los pequeños comercios?
  • ¿Debería haber rebajas más a menudo?
  • ¿Es mejor comprar algo caro y de calidad o peor pero más barato?

¿Te gustan estas ideas? ¿Qué otros temas aparecen en tus clases durante el primer mes del año? Os leo.

Enseñar y emprender (parte II)

Estar en contacto con docentes de todo el mundo a través de las redes sociales me ha permitido conocer a muchas mentes creativas, con ganas de innovar y de dejar huella en el mundo de la educación. Al igual que en el último post, me gustaría compartir la historia de otras dos emprendedoras que nos hablan sobre su trayectoria, además de darnos valiosos consejos. Os dejo con Elia y Carlota 🙂

La historia de Elia (Comillas School of Languages)

Mi experiencia en el mundo de la enseñanza ha sido progresiva, ya que soy Diplomada en Turismo pero amante de los idiomas y los viajes. Empecé dando clases particulares de inglés en casa, más tarde trabajé en una academia dando clases a niños de 3 años, me tuve que hacer pasar por Británica y no podía hablar en español, la mejora de inglés de esos niños fue alucinante.

Cambié de comunidad autónoma y estuve trabajando de administrativa, cuando llegó la crisis del 2008 dejé el trabajo y me puse a dar clases particulares en casa, para ello tenía que echar a mi marido y a mi hijo de casa por qué no tenía sitio. Mis suegros me dejaron un piso para dar clases allí, pero en cuanto tuve una cantidad de alumnos considerable me cambié a un bajo pequeñito y 2 años más tarde cogí un local más grande donde estoy actualmente impartiendo clases a niños, adultos, empresas y Ayuntamientos.

Los consejos de Elia

La cosa es trabajar con ilusión, no dejar de estudiar y buscar recursos, empatizar con los alumnos y entender que cada alumno lleva su ritmo y necesita su tiempo.

Mi consejo para futuros profesores es que emprendan, que no tengan miedo. Montar una academia de idiomas no requiere una gran inversión y si crees en tus habilidades como profesor no hay nada mejor como trabajar para uno mismo. La lección de ser autónomo es que disfrutas de tus éxitos y aprendes de tus errores.

Para saber más del proyecto de Elia visita su Instagram: @comillas_school_of_languages_

La historia de Carlota (Piensa Nativo)

¡Allá vamos! Espero no cansaros y poder aportaros algo a los que estáis en este mismo camino. Bueno, hace ya dos o tres años, ya no recuerdo bien, yo trabajaba en el Gobierno de mi CCAA. Tenía unas buenas oposiciones sacadas y se suponía que “tenía la vida resuelta”. O eso era lo que me decía todo el mundo… Sin embargo, cada vez que oía esas palabras mi cuerpo daba un respingo. Había algo en mí que sabía que no estaba en la situación que quería estar. Misma ciudad que siempre, viviendo a diez minutos de mi casa de toda la vida, un trabajo previsible (para una persona que había estudiado sin ninguna pasión Derecho y Administración y Dirección de Empresas), y una vida bastante estable. Demasiado, para mi gusto. No me gustaba ser jefa, trabajar con más papeles que personas y sentir que no estaba viviendo experiencias diferentes. Sentía que me había saltado algún capítulo de mi vida.

Así que decidí rebobinar y pensar que era “ahora o nunca”. Que si quería salir de ese tipo de vida, lo tenía que hacer ya. Así que sin más, renuncié a mi plaza de funcionaria y me embarqué en una aventura con mi novio, con cambio de país incluido. Nos fuimos a vivir a Chicago y ahí empecé a pensar que una de las cosas más valiosas que tenía era mi idioma. Decidí formarme como profesora de español y poco a poco me fui dando cuenta de cuánto amaba esta profesión. Me permitió conocer gente, sentir que realmente estaba experimentando la vida, tal y como quería hacerlo. 

Empecé a dar clases en una plataforma y todavía hoy conservo a alumnos ahí. Paralelamente empecé mi propio proyecto, aunque me costó más tiempo del que yo pensaba dar con la idea y con las personas a las que me quería dirigir. Siempre supe que quería dar a niveles altos, pero más allá de eso ¿qué tenían en común mis estudiantes? Empecé a buscar patrones y a pensar con qué me lo pasaba mejor en clase. Creo que todos los profesores sabemos qué es aquello que sabemos hacer mejor. 

Me formé en la gramática cognitiva y eso me ha servido para entender el lenguaje desde un punto de vista totalmente diferente. Me dí cuenta de que mis clases eran especialmente útiles para profesores de español no nativos, profesionales que trabajan con el español (traductores especialmente) y personas con raíces hispanas que no se conforman con poder comunicarse sino que también desean ir un paso más allá y sentir la libertad que todos tenemos cuando hablamos nuestra lengua materna. 

Los consejos de Carlota

Después de todo este tiempo te quiero contar un par de cosas:

1.- Yo todavía estoy en el camino así que no te voy a dar recetas, pero una cosa que creo que me ha venido muy bien a mí es tomarme esta aventura como lo que es: Un juego apasionante. Piensa en tu meta y en cómo quieres llegar a ella. Pero dáte tiempo y enamórate del lugar en el que estás. Al menos a mí, me gusta esa sensación de estrenarme en un ámbito y sentir que todavía me queda mucho por aprender.

2.- Dale importancia a cada uno de los contactos humanos que tengas. La nuestra no es una profesión de grandes volúmenes de clientes. Casi somos como artesanos de las relaciones humanas e interculturales. Cuida a tus alumnos porque ellos y nadie más que ellos, son tu mejor altavoz.

3.-Sé que esta es muy complicada pero: no te compares. Tú y solo tú sabes hacer las cosas a tu manera. Y todos hemos empezado por algún sitio. Así que fíjate en el resto de profes solo para inspirarte pero nunca para frustrarse.

4.- Pide ayuda. Creo que en este sector, no sé muy bien por qué, reina un compañerismo enorme. Así que cuando no sepas cómo afrontar cualquier cosa, pide ayuda, habla con colegas. Estoy convencida de que en ellos siempre encontrarás un apoyo. 

Nada más, esta es mi historia y espero que os haya ayudado. Por supuesto, si tenéis cualquier duda sabéis que podéis escribirme en cualquier momento. Un abrazo enorme. Carlota

Para saber más del proyecto de Carlota visita su web: www.piensanativo.com

Instagram: @carlota_piensanativo

profesora emprendedora

Enseñar y emprender (parte I)

Si ser docente ya es todo un reto, combinarlo con la aventura de emprender es, sin duda, digno de admirar. Además de organizar clases, programar, corregir, preparar recursos y materiales, ayudar o inspirar a nuestros alumnos, hay que sumarle la complejidad que conllevan otras tareas como la contabilidad, la captación de clientes o el marketing, solo por nombrar algunas.

Hoy comparto la experiencia de dos valientes que hacen todo esto con entusiasmo e ilusión y nos lo cuentan en primera persona. Si eres profe con ganas de emprender o estás empezando con un proyecto personal, coge lápiz y papel porque estas pequeñas historias y consejos serán una gran fuente de inspiración.

La historia de Betsy (Spanish Language Journey)

En agosto de 2019 decidí que quería hacer un cambio en mi vida. Lo que estaba haciendo ya no me llenaba y no me hacía feliz. Por esto decidí dar un giro y empezar algo nuevo, algo que estuviese más alineado con mis valores y con lo que quería para mi futuro, que me permitiera tener libertad de movimiento o ubicación y mayor balance con mi vida personal. 

Para encontrar esto que deseaba emprendí un viaje interno para analizar aquellas cosas que me gustaban y me hacían feliz, es así como me di cuenta que la pasión por los idiomas me había acompañado toda mi vida y quise darle más valor a ello. Había estudiado inglés desde pequeña y por ello decidí prepararme para dar clases de inglés online. Es así como me aventuré a dar clases de inglés y posteriormente también de español. 

Cuando tuve mi primer alumno en octubre de 2019 lo supe, esto era lo que quería hacer de aquí en adelante, me encantó poder conectar con otros, compartir mi cultura y aprender de la de ellos mientras los ayudo a aprender y practicar español. Disfruto ayudándoles a sentir la confianza y seguridad que ellos necesitan para hablar español y poder comunicarse. Una de las cosas que más me hace feliz es ver el progreso de mis alumnos y sobre todo cuando ellos lo ven por sí mismos. Me siento muy agradecida con cada uno de ellos y con las oportunidades que esta profesión me ha dado. 

Este 2020 ha sido un año lleno de aprendizajes, experiencias y de conectar con una comunidad de profesores maravillosa y colaborativa. He podido darle mayor forma a mi proyecto y con ello he decidido dedicarme solo a la enseñanza de español. Así es como nace Spanish Language Journey un proyecto para enseñar español a angloparlantes que quieren venir a vivir y trabajar en Chile.

Los consejos de Betsy:

Desde mi propia experiencia:

1.     Estar siempre en formación continua, es súper importante para mantenerte al tanto de lo que sucede en el área de la educación y también en el área de negocios/marketing. Muchas veces dejamos de lado alguna de estas áreas y siendo emprendedores debemos estar en constante actualización no solo de nuestra área si no también en las áreas relacionadas con tener y administrar un negocio.

2.     Aprender es bueno, pero también es importante no sobresaturarnos de información, debemos saber qué es eso que necesitamos para ir uno a uno tomando las formaciones necesarias. Yo soy una amante de aprender y de tomar cursos, pero ya he ido aprendiendo que es necesario parar, aplicar lo aprendido y tomar un curso o formación a la vez.

3.     Como emprendedores a veces estamos tan apasionados por lo que hacemos y queremos darlo todo a nuestros alumnos. Pero, por experiencia propia también te digo que es necesario poner límites, separar nuestra vida personal y profesional para no agotarnos y descuidar nuestra salud. En particular me ha tocado aprender esta lección este año. Para ello define bien tus horas de dedicación a clases, al negocio y a tu vida personal.

Para saber más del proyecto de Betsy visita su web: www.spanishlanguagejourney.com

Instagram: @spanishlanguage_journey

Facebook: @SpanishLanguageJourney

La historia de Lara (Lara’s Spanish Hub)

Después de ser profesora de inglés y español por más de 15 años y de haber trabajado para diferentes escuelas y universidades en varios países, el año pasado decidí abrir mi propia escuela de español acá en Perth, donde vivo desde el 2011. Por el momento ofrecemos clases de español y el año que viene vamos a incorporar también clases de italiano y francés.

Los consejos de Lara:

Para los que, como yo, nunca antes habían tenido su propia empresa, y por eso no saben mucho de administración de negocios, puede ser un poco difícil animarse. Yo soy muy perfeccionista y al comienzo había empezado a leer libros sobre finanzas y planificación empresarial, etc. etc. pensando que tenía que tener un plan estructurado antes de siquiera elegir el nombre para mi escuela, ja, pero eventualmente me di cuenta de que me iba a llevar años sentir que estaba lista para empezar. Así que decidí animarme y ya.


Tener en cuenta que hay que perfeccionarse casi constantemente, sin sentirse apabullado por esto. Tomarse las cosas con calma, lo importante es que las clases que ofrezcamos sean dinámicas e incorporen materiales interesantes y creativos, siempre habrá más tiempo para aprender a usar esa nueva aplicación o website que viste en Instagram.


Establecer límites al tiempo que le dedicamos a todos los aspectos extra que tienen que ver con mantener la empresa: redes sociales, página web, tareas administrativas y contables, etc. Tratar de establecer prioridades y de planear de antemano cuántas horas semanales le vamos a dedicar a cada tarea (¡y no pasarse!). Es fácil caer en la trampa de sentarse frente a la compu el fin de semana para “cambiar una cosita de la website” y cuando te querés dar cuenta te pasaste todo el domingo trabajando.

Para saber más del proyecto de Lara visita su web: www.larasspanishhub.com

Instagram: @larasspanishhub

Facebook: @larasspanishhub

¿Te han inspirado estas historias? ¿te gustaría conocer alguna más?. No te preocupes, en la próxima entrada del blog te presentaré otros docentes emprendedores que no te dejarán indiferente.

aprender idiomas

Cómo saber si estoy mejorando en el idioma

Seamos sinceros, aprender idiomas no es fácil ni, en la mayoría de casos, rápido. Salvo esos privilegiados que son como esponjas y tienen un don para los idiomas, el resto de los mortales debemos pasar horas y horas estudiando, invirtiendo tiempo, dinero y energía, además de pasar un mal rato de vez en cuando. 

Quizá esto suene negativo y claro está que yo, como profesora de idiomas, creo que aprender una lengua es algo fascinante. Pero también soy consciente de que muchos estudiantes tienen un bajón de vez en cuando o se desmotivan porque no ven progreso o no creen estar avanzando como deberían. Como anécdota, recuerdo dos estudiantes que hacían clases de español una vez a la semana conmigo de forma privada. Asistieron a clases durante mucho tiempo y de vez en cuando bromeaban diciendo que su nivel seguía siendo muy bajito, casi como al principio. Un día, por casualidad, encontré un par de textos que habían escrito en sus inicios y los llevé a clase. Cuando se los di y vieron lo que habían escrito alucinaron porque podían identificar todos los errores y sabían mil maneras de mejorarlo. En ese momento se dieron cuenta de todo lo que habían aprendido.

A veces, somos nosotros, los profesores, quienes tenemos que guiar a los alumnos para ver lo bien que lo están haciendo y como, a su ritmo, van cumpliendo los objetivos. Algunos de los indicadores que nos confirman el progreso en la lengua son los siguientes:

1. Necesitamos menos tiempo para construir una frase.

Atrás quedaron los ‘eeehhhh… errr… ummm…’ entre palabra y palabra. Poco a poco vamos uniendo varias palabras casi de forma automática y hay más naturalidad en el habla. Esto pasa de forma progresiva, pero pasa. Tampoco pensaremos en ciertas cosas que al principio parecían muy complejas, como las conjugaciones de los verbos más comunes. Seguramente, habrá verbos que aparezcan casi sin querer. 

2. Es posible identificar las palabras desconocidas cuando escuchamos. 

Cuando te enfrentas a un nativo que habla de forma totalmente natural, suele ser un golpe de realidad duro. No es raro que de entre todos esos sonidos emitidos, seamos capaces de identificar tan solo un par de palabras. Por eso, es un gran avance que todo ese ‘bla, bla, bla’ se convierta en algo con sentido y que al escuchar una frase, podamos extraer las palabras que son desconocidas, incluso las repitamos.

3. Somos capaces de buscar otras palabras para expresarnos.

Los estudiantes de idiomas a menudo cometen el error de buscar las palabras exactas o traducir todo de forma literal, pero eso es algo que se debe evitar ya que, por un lado, la mayoría de veces es imposible y por otro, nos llevaría demasiado tiempo tener tanto vocabulario almacenado.

Buscar formas alternas de expresar nuestras ideas es la clave. Una vez que lo hagamos con cierta agilidad y que no nos bloqueemos ante cualquier frase de más de cuatro palabras, será un claro indicador de que vamos por el camino correcto.

4. Nos damos cuenta de nuestros errores.

A veces es necesario elegir entre la corrección y la fluidez. Si no queremos tardar demasiado tiempo en construir una frase, pero aún no tenemos demasiados recursos o práctica, es muy posible que cometamos errores. Y sinceramente, no pasa nada, es totalmente normal y aunque suene a frase hecha, de los errores se aprende.

Veremos que estamos aprendiendo cuando, después de decir algo, nos demos cuenta de algún error cometido, o cuando al cabo de un rato, recordemos la conversación y pensemos: ‘¡dios! ¿cómo he podido decir eso?’. Lo más probable es que uno mismo dé mucha más importancia a esos errores tontos que la persona que los ha escuchado.

Como he dicho al principio del blog, aprender idiomas no suele ser tarea fácil, pero hagamos todo lo posible por disfrutarlo ya que probablemente será el principio de aventuras increíbles.

Actividad descargable – Día de muertos

Hay ciertas ocasiones y celebraciones a lo largo del año que son dignas de tratar en la clase de ele. Son temas interesantes y que los alumnos, por norma general, disfrutan mucho además de aprender sobre diferentes culturas. Una de las celebraciones más populares y que causan más interés entre los estudiantes de español es, sin duda, el Día de muertos.

Esta tradición mexicana que tiene como objetivo honrar y celebrar la vida de los seres queridos que han muerto, está cargada de color, símbolos y curiosidades, lo cual nos viene genial a la hora de preparar una lección sobre la misma.

Personalmente, me gusta que los estudiantes tengan que investigar un poquito sobre los temas que tratamos y no darles todo mascado. A veces les doy fotos o palabras clave para que busquen el significado, otras veces les muestro un pequeño vídeo o les pongo una canción relacionada.

TABLÓN DEL DÍA DE MUERTOS DESCARGABLE

En este caso, para trabajar la celebración del Día de muertos, he preparado un tablón lleno de elementos relacionados con la ocasión. Contiene fotos, un billete de avión, pequeñas notas y pegatinas, un mapa y decoración. Para trabajar con todo esto, podemos entregárselo o mandárselo a los estudiantes diciendo que Ana (es el nombre que aparece en el billete de avión) ha ido a México para aprender sobre esta importante festividad y ha recopilado todo lo que vemos en el tablón. Analizando todo ello y con la ayuda de internet, los estudiantes deben escribir un artículo explicando de qué trata el Día de muertos. Otra idea sería hacerlo por equipos y que cada persona tenga que investigar un punto en concreto para después exponerlo de forma oral frente a la clase. En realidad, hay miles de formas de trabajar con este material, lo importante es que los estudiantes tengan un poco de autonomía y puedan descubrir por si mismos lo magnífica que es esta celebración mexicana.

Podéis descargar el tablón aquí 🙂 Espero que sea de gran ayuda tanto para profes como para estudiantes.

Romper el hielo el primer día de clase

Ya estamos inmersos en la vuelta al cole y aunque todavía hay mucha incertidumbre alrededor, tenemos claro que empieza un nuevo curso con más desafíos por delante que nunca. Empezar con buen pie hará que tanto los alumnos como nosotros, los profesores, nos sintamos más cómodos, positivos y con ilusión hacia el resto del curso. Es por eso que quiero compartir algunas actividades para romper el hielo ideales para las primeras sesiones que nunca fallan. Todas ellas adaptadas a la nueva normalidad y manteniendo la distancia de seguridad.

¿Quién es quién? 

Dividimos al grupo en dos equipos: rojo y amarillo. 

Cada estudiante tiene una ficha con cinco categorías, y en cada una deberá escribir una frase sobre sí mismo. Según el nivel podemos dar un mínimo de palabras, de modo que si estamos con un nivel inicial podemos pedir que escriban frases de al menos 5 palabras, pero a un nivel un poco más alto, podemos pedir unas 8 o 10. Una vez la completen el profesor leerá en voz alta cada ficha y los demás intentarán adivinarla. El equipo rojo intentará adivinar las fichas amarillas y viceversa.

Solo tienen una oportunidad por ficha, por lo que deberán ponerse de acuerdo antes de dar la respuesta (siempre manteniendo la distancia). El equipo que tenga más aciertos será el ganador. 

Aquí puedes descargar mi versión de este juego. Espero que os guste 🙂

Dos verdades y una mentira

Daremos unos minutos para que los estudiantes escriban tres frases sobre ellos mismos: dos serán reales y una falsa.

Entonces uno de ellos leerá sus tres frases en voz alta y el resto votará con la mano en alto e indicando con los dedos el número de frase que creen que es la falsa (1, 2 o 3). Una vez tengan todas las manos en alto, el alumno dirá cuál es la mentira y las persona que hayan acertado se llevarán un punto.

El profesor puede llevar el recuento de puntos en un papel o en la pizarra.

Puntos extra: en el caso de que ninguno de los estudiantes descubra la mentira de algún estudiante, este se llevará tres puntos. De este modo animaremos a los alumnos a que sean creativos con sus frases e intenten despistar al resto.

Nuestras aficiones

El objetivo de esta actividad es ver cuáles son las aficiones comunes del grupo.

Un alumno dice una frase de algo que le gusta hacer, por ejemplo: me gusta ver películas de acción en Netflix. Entonces todos los alumnos que compartan la afición se levantarán y contaremos el número total de personas. Después, otro alumno dirá otra frase y repetiremos el proceso. Así hasta que todos los estudiantes digan algo.

Después, el profesor verá cuales son las tres aficiones más populares entre los alumnos y preguntará más sobre ello a todos los estudiantes para entablar conversación.

Esta es una forma de conectar rápidamente con el grupo y de tener información sobre sus gustos para futuras clases.

¿Qué os parecen? ¿Habéis hecho este tipo de actividades antes? ¿Qué hacéis para romper el hielo? Os leo 🙂

Entrevista para ser profesor de ELE

Aunque estemos en verano y quizás sea el momento de desconectar del trabajo para muchos, seguramente haya otros que estén inmersos en el proceso de buscar empleo. En el caso de la docencia, septiembre es un mes clave para empezar y nos guste o no, está prácticamente a la vuelta de la esquina. Por suerte o por desgracia he estado en muchas entrevistas de trabajo, en algunas como candidata y en otras como entrevistadora, así que puedo compartir algunos consejillos relacionados con la enseñanza de idiomas:

Informarse

Sé que este es el típico consejo de ‘mira información de la empresa antes de la entrevista’, que habrás escuchado mil veces, pero realmente es muy importante y mucha gente no lo hace. Pasa un buen rato en su página web y curiosea por las redes sociales. También añadiría que se debe leer MUY BIEN la oferta de empleo y con respecto a esto puedo poner algún ejemplo. En la escuela que he gestionado durante casi siete años, he entrevistado a muchos profesores de idiomas y algo que me sorprendía mucho era precisamente la falta de información. Cuando buscábamos profesores de inglés para clases generales y preparación de exámenes como First Certificate o IELTS, a la hora de la entrevista muchos de los candidatos no tenían ni idea de esto, ni siquiera sabían qué tipo de examen era… ¡¡pero si estaba en la descripción del trabajo!!. También ocurría algo similar con los horarios, los cuales se especificaban claramente en la oferta, sin embargo, cuando se comentaba en la entrevista te decían que no estaban disponibles la mayor parte del tiempo. La verdad que este tipo de situaciones me frustraban mucho y nunca llegaré a entenderlas.

Tener conocimiento sobre la materia a enseñar y saber demostrarlo

En nuestras entrevistas siempre hemos hecho una o dos preguntas de gramática o de la lengua en general y es increíble la cantidad de gente que no ha sido capaz de contestar, mucho más de un 50% de los candidatos. Y creedme cuando digo que las preguntas no son nada rebuscadas, sino las más repetidas por los estudiantes. Aquí dejo algunas:

  • Diferencia entre ser y estar
  • Diferencia entre pretérito indefinido y pretérito imperfecto
  • Los sonidos más difíciles de pronunciar por los no nativos
  • La parte de la gramática más difícil para los estudiantes de ele
  • Maneras de mejorar la expresión oral

Estar preparado para hablar de una clase específica o poner ejemplos

En más de una entrevista a la que he ido como candidata, me han pedido llevar alguna clase preparada, sin embargo en otras me han preguntado sobre la marcha, sin previo aviso. Por ejemplo, en una me pidieron una idea de clase o actividad que pudiera adaptar tanto a alumnos de primaria como de secundaria. También me han pedido ejemplos de una clase que haya funcionado muy bien. Y yo como entrevistadora suelo preguntar sobre alguna manera de empezar con un grupo nuevo, actividades o ideas para romper el hielo. Así que antes de la entrevista recapacita y ten en mente un par de actividades/clases que funcionen bien y te representen como profesor.

Prepararse para las preguntas típicas

Estas son algunas de las preguntas más repetidas para profesores de español y que seguro aparecerán en la entrevista de manera directa o indirecta. Aunque la naturalidad es importante, a veces los nervios nos traicionan, por lo que sugiero tomar notas previas o pensar en aquellas cosas no quieres olvidar. Algunas de las que más he escuchado y/o hecho son las siguientes:

  • Habla de tu experiencia como profesor. Sé conciso, claro y ordenado. Intenta explicar qué te ha aportado cada experiencia y cómo has evolucionado.
  • ¿Qué tipo de metodología usas?. Utiliza vocabulario adecuado y pon algunos ejemplos si es posible.
  • ¿Qué materiales/recursos utilizas?. Además de decir cosas generales como vídeos, libros de texto o juegos, concreta mencionando un canal de youtube, una app de juegos interactivos o ese libro que te parece imprescindible. 
  • ¿Cómo te describes como profesor?. Usa adjetivos positivos sin pecar de pedante y no olvides justificarlo. 
  • ¿Cómo evalúas a los estudiantes?. Se puede dar más de una opción y no a ceñirte a una sola.
  • ¿Cómo sería una clase ideal para ti?. No hables solo de tu papel como profesor, sino de la buena atmósfera, de los contenidos, los materiales y sobre todo de los estudiantes.

Demostrar que quieres el trabajo

Para esto muestra interés en toda la información que te den, haz comentarios positivos de la escuela o el equipo, como sus logros o su buena reputación. Y plantea preguntas cuando tengas la oportunidad. En este último punto, recomendaría no preguntar simplemente por el salario, pregunta otras cosas que dejen ver tus ganas, como fecha de inicio, objetivos, número de alumnos, posibilidad de crecer dentro de la empresa o cualquier cosa que no haya aparecido ni en la oferta ni en la entrevista. 

El factor sorpresa

Esto es algo que aprendí hace años con la madre de un buen amigo, quien hizo una presentación y terminó con algo que nadie se esperaba. Desde entonces es algo que intento llevar a cabo ya sea en presentaciones, entrevistas e incluso clases. El factor sorpresa es algo que va a hacer que destaques y que los que te escuchan no te olviden fácilmente. Yo añadiría que fuera algo visual, quizás un material, juego o una unidad didáctica hecha por ti. Un par de fotografías de tus clases donde se vea el buen ambiente que hay o una buena recomendación de alguno de tus alumnos. Es cierto que quizá no encuentres el momento para mostrarlo, pero al menos tenlo preparado por si surge la ocasión. Personalmente, recuerdo a muchos candidatos por esos detalles y no por sus trayectorias profesionales. Podría destacar una profe que nos cantó un rap que preparó para una de sus clases, la verdad que no lo esperábamos y finalmente consiguió el trabajo 🙂

Por último, no olvides ir a la entrevista con una actitud positiva y tranquilo. Y pase lo que pase, no desesperes. La búsqueda de trabajo no es fácil y que no te seleccionen no quiere decir que no seas bueno. Probablemente haya otra oportunidad aún mejor esperándote.

Autoevaluación del docente

En la entrada anterior reflexioné sobre la gran labor de los profesores y de la importancia de agradecer y valorar todo su esfuerzo, especialmente durante este año tan peculiar. Pero ahora me dirijo directamente a los docentes y os lanzo una pregunta: ¿cuánto tiempo dedicas a analizar y evaluar tu trabajo?. Seguramente tengas cantidad de técnicas para evaluar el progreso del estudiante pero no tantas para hacer lo mismo con el tuyo propio.


Como en toda profesión, es fundamental pararse de vez en cuando a analizar y ver lo que hemos hecho bien y lo que hay que mejorar, nuestros logros o eso que no ha funcionado como pensábamos. Este es un ejercicio que podemos hacer por ejemplo una vez al año o quizás de forma trimestral, o incluso mensual, en realidad, cada uno debería encontrar su propia fórmula. Y con este propósito, quiero compartir una herramienta que encuentro verdaderamente útil: la autoevaluación del docente. Se trata de una infografía que condensa en una hoja diferentes aspectos a examinar de nuestro papel como profesor.


Coge unos lápices, prepárate un café y siéntate tranquilamente a echar la vista atrás. ¿Qué ha sido lo mejor del año? ¿y lo peor?. ¿Qué has aprendido?. ¿Has estado motivado/a?. ¿Te has entregado al máximo?. ¿Has innovado?. Seguro que esto te hará reflexionar, apreciar tu trabajo y establecer nuevas metas para seguir evolucionando profesionalmente. Sin duda, será bonito ver todas nuestras conclusiones en un tiempo y comparar las diferentes etapas que hemos vivido en el mundo de la enseñanza. 

Si lo usas, me encantará saber cómo te va. No dudes en dejarme un comentario o escribirme 🙂

Gracias, profe

Junio siempre ha sido uno de mis meses favoritos. Cuando era pequeña recuerdo que terminábamos las clases poco antes de San Juan y me encantaba esa sensación de días largos, cero preocupaciones y noches sin chaqueta (aunque siendo del norte, alguna había que sacar de vez en cuando). El último día de cole hacíamos una fiesta y todos llevábamos chucherías, bolsas de patatas o botellas de coca-cola con vasos de plástico. Nos despedíamos hasta septiembre y empezaba lo bueno, ¡las vacaciones!. 


Me da pena que este año los niños tengan un fin de curso distinto y que el verano no sea como los demás… pero, si hay algo que no debería cambiar es el agradecimiento a los maestros y profesores por otro año de dedicación. Y este año más que nunca hay que quitarse el sombrero por el esfuerzo titánico que han hecho, adaptando las clases, preocupándose por cada alumno y lidiando con las nuevas tecnologías para llegar a cada casa. 


Desde luego, no ha sido un año fácil, y probablemente la frustración nos haya acompañado algún día que otro, pero la satisfación de haberlo conseguido tiene que pesar mucho más. Animo a todos los docentes a que antes de coger esas merecidísimas vacaciones, dediquen un rato a analizar todo lo que han logrado este curso, a que valoren su trabajo y a que se sientan orgullosos. Este es un ejercicio que debería hacerse cada año, pero esta vez es todavía más necesario, para que algún día, cuando echemos la vista atrás y recordemos todo lo vivido, nos digamos: lo hice. 


He empezado este texto hablando del pasado y no quisiera terminarlo sin hablar del futuro. Un futuro incierto, un futuro en el que pedimos tanta responsabilidad como la que nos han exigido hasta el día de hoy. Un futuro en el que se cuide a los alumnos pero también a los docentes. Un futuro en el que las despedidas en junio nos sepan bien, que los niños salgan de clase corriendo, con ganas de verano y gritando con una sonrisa de oreja a oreja: ¡¡gracias, profe!!