¿Por qué no triunfa mi academia de idiomas?

Tengo una buena página web, ofrezco un montón de cursos y mis precios son asequibles… ¿Qué más necesito? ¿Por qué no se apunta la gente a mi academia?.

¿Te suena?. Si te identificas con esta reflexión y te has planteado este tipo de preguntas antes, este post te interesa. Te invito a ver tu escuela desde otro prisma, desde los ojos de tu estudiante. ¿Te animas? ¡Analicemos juntos!.

Después de un tiempo colaborando con muchas escuelas de idiomas (tanto online, como presenciales), he podido ser testigo de varios aciertos y algún que otro error. Errores que pueden parecer a priori insignificantes, pero dada la competencia que hay en la actualidad y el »boom» de la formación online, marcan la delgada línea que hay entre el éxito y el estancamiento. Os dejo aquí algunas preguntas que todo aquel que tenga un negocio dedicado a la enseñanza, debería plantearse en algún momento.

¿Qué me diferencia? ¿Por qué yo y no otro?

Todos tenemos algo que nos hace únicos. Y eso pasa con los negocios, todos tienen algo especial o diferente. Aunque a veces no es algo evidente. Y no estoy hablando de que tienes unos profesores excelentes y ofreces unos cursos buenísimos. Probablemente los tengas. Pero, ¿es eso algo único?.

Vayamos a cosas más concretas y sobre todo, demostrables. La localización, el contenido de los cursos adaptado a necesidades específicas (que el estudiante conoce antes de apuntarse), un ambiente cálido en la escuela que se refleja en la decoración y te hace sentir cómodo en cuanto entras a la misma, un material didáctico personalizado y por lo tanto único, actividades extras para que el estudiante tenga más oportunidades de practicar el idioma (intercambios, viajes, talleres, clubs…), un seguimiento exclusivo… Las opciones son interminables. Si no has identificado la tuya aún, quizás es hora de ponerte a ello. Coge papel y boli, y escribe tu respuesta a estas preguntas: ¿Por qué somos especiales? ¿Qué me diferencia de la competencia?.

¿Tengo una voz de marca definida?

La voz de marca define la personalidad de la escuela y el modo en el que se comunica con su audiencia. Por supuesto, esto afecta a todo tipo de textos y mensaje emitidos con nuestro nombre. Y hoy en día es tan importante ser coherente y que los potenciales estudiantes escuchen siempre el mismo tono, sea donde sea. ¿A quién no le ha pasado que tras llamar a algún lugar para preguntar por un servicio, le tratan con soberbia… o mucho peor, con indiferencia?. Y sin embargo, cuando vemos su perfil de instagram o su página web, se transmite todo lo contrario, buen ambiente, gente amable y dispuesta a ayudarte a conseguir tus objetivos.

Hagamos este ejercicio:

  • Abre un correo enviado por la escuela en los últimos días.
  • Lee un par de textos escritos en las redes sociales.
  • Mira un mensaje enviado a través del chat o del whatsapp.

¿Llevan todos el mismo tono? ¿Son coherentes entre sí? Si la respuesta es sí, enhorabuena, vas por el buen camino. Pero si por el contrario, los mensajes no siguen la misma línea, quizás tengas algo en lo que trabajar. Que un mensaje sea muy formal, incluso impersonal, mientras que el otro sea mucho más cercano, afecta a la imagen de la empresa, incluso confunde a la audiencia.

¿Ofrezco lo que le conviene a mis alumnos?

Seamos sinceros. El objetivo de muchos emprendedores cuando abren su propio negocio, es vivir mejor y poder adaptar el trabajo a su vida y no al contrario. Y esto es totalmente lícito.

Pero el problema viene cuando los intereses y preferencias del propio empresario, tapan los del cliente, en este caso, los del estudiante. Piensa en lo que necesita tu potencial cliente y no en lo que te va a aportar más beneficio económico o comodidad. Si funciona, seguro que encontrarás la manera de que sea rentable para ambas partes.

¿Se entienden mis servicios a la perfección?

Este es uno de los puntos que yo considero más importantes y en el que, lamentablemente, he visto más errores.

Cuando trabajo con una escuela, ya sea en la enseñanza o en la creación de contenido, necesito entender a la perfección cómo funcionan sus servicios: qué enseñan, cómo, con qué horario, con qué precios, metodología o materiales, entre otros factores. A día de hoy, son muy pocas las ocasiones en las que no he necesitado una buena charla para comprender todo lo que se ofrece. Y dada la competencia que hay y las miles de maneras de comunicarnos que tenemos (instagram, facebook, pódcasts, vídeos en youtube, la propia web de la escuela…), me pregunto: ¿no debería ser esto algo primordial?.

Imagina que necesitas información sobre un curso. Ahora busca en los canales de comunicación de tu propia escuela y analiza si se da toda o casi toda la información del curso en cuestión. Sé que habrá personas que ante esto, pensarán que si no está claro, simplemente se puede llamar o visitar la escuela para aclarar las dudas. Y es cierto. Pero, vuelvo a lo que he comentado al principio. Viendo el bombardeo al que nos enfrentamos hoy en día, especialmente en redes sociales, es muy probable que antes de esa llamada o visita, se cruce en el camino la información de uno de nuestros competidores, ¿y si lo explican mejor que nosotros?.

Si tu escuela está todavía arrancando, seguro que encontrarás cosas interesantes por aquí: 5 claves para abrir tu academia de idiomas. Y si llevas tiempo en este mundillo, quizá estas cuestiones te ayuden a mejorar algunos aspectos de tu negocio o cambiar ciertas cosas para llegar a más alumnos. Ojalá así sea.

‘Identifica tus problemas, pero pon tu poder y energía en las soluciones’

Tony Robbins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *