Quien tiene boca, se equivoca 

Todo aquel que haya estudiado algún idioma en su vida probablemente se haya enfrentado a situaciones embarazosas o un poco incómodas debido a algún malentendido o error cometido. Yo misma recuerdo algunas anécdotas de ‘tierra trágame’ con el inglés. 


Como profesora, también he vivido alguna de estas situaciones desde el otro punto de vista que me han hecho gracia y me han sacado más de una sonrisa (siempre desde el respeto, claro). Es curioso ver como al alterar un par de letras o cambiar solo una palabra puede afectar tanto al mensaje. 

Traductores que se equivocan

Recuerdo estar trabajando como asistenta de conversación en una escuela de Reino Unido y tuve que corregir varias redacciones de los estudiantes de y11 (15-16 años) sobre sus opiniones del instituto, si les gustaba, sus asignaturas preferidas, los profesores, las instalaciones… vamos un poco de todo. Llevaba unas cuantas corregidas cuando empecé a leer una de uno de los chicos. Hablaba del uniforme, de la comida en la escuela y de las normas que tenían que cumplir. A priori todo estaba correcto, con los típicos fallos, pero nada preocupante, excepto una cosa, la repetición de la palabra LATA. No entendía porque de vez en cuando aparecía esta palabra sin venir a cuento. Hasta que me di cuenta del error. Estas son algunas de las frases que escribió: Los alumnos no lata usar el móvil en clase. Nosotros no lata llevar nuestra propia ropa porque el uniforme es obligatorio. ¿Veis el error? Ahí lo dejo, no voy a explicar dónde está la confusión porque seguro que ya la habéis visto, simplemente digo que ¡¡CUIDADO CON EL USO DE TRADUCTORES!! 


Palabras parecidas

En una de mis clases privadas, una de mis alumnas y yo conversábamos sobre las diferencias culturales entre Reino Unido y España. Yo le pedí que me diera cinco consejos de cosas que debería o no debería hacer en Reino Unido usando el imperativo. Empezó diciéndome que debería usar mucho las expresiones como gracias o  por favor, lo cual me pareció acertado. También me habló de la puntualidad o de las comidas. Pero de repente me dijo que no hablara con extranjeros en la calle. Teniendo en cuenta que yo soy extranjera en este país, me quedé un poco perpleja. Hablamos durante un rato sobre esto y ella estaba muy convencida de que esto era bastante peligroso… por fin nos dimos cuenta de que lo que quería decir era que ¡¡no debía hablar con extraños!! la verdad es que nos reímos mucho y puedo asegurar que nunca se le olvidarán estas dos palabras. 


Personas peculiares

En un grupo de unos diez adultos, todos con un nivel B1, hablábamos sobre peculiaridades de diferentes personas. Recuerdo que vimos varios pequeños textos de casos curiosos, como la persona más alta de la que se tiene constancia o la mujer que más hijos tuvo en la historia (que por cierto, tuvo ¡¡69!!). Entonces una de las estudiantes comentó que las personas pelirrojas tienen ciertas características distintas a los demás y la verdad que ninguno en la clase sabíamos esto, así que nos empezó a contar de qué se trataba. Por ejemplo, parece ser que tienen una tolerancia diferente a ciertos dolores, necesitan menos vitamina D y además son más sensibles a las temperaturas extremas, con lo que no llevan muy bien el frío. Todos estábamos asombrados y escuchando con atención, hasta que otro de los estudiantes dijo en voz alta: ¡Yo tengo los pies pelirrojos! Todos nos miramos y era evidente que él no tenía nada de pelirrojo, así que creo que se nos vino a la cabeza la misma imagen, unos pies llenos de pelos rojos a modo de hobbit… después de un ataque de risa colectivo, el buen hombre nos aclaró que lo que quería decir era que sus pies se enfriaban con mucha facilidad, como aparentemente les pasa a los pelirrojos. La verdad es que nos hizo pasar un buen rato.

Aunque a veces se pase un poco de vergüenza, estos momentos en las clases son muy divertidos y hacen que el ambiente sea más relajado para todos. ¿Y tú? ¿has vivido anécdotas similares en la clase?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *